Una de las facetas más inspiradoras a la hora de escribir una historia, es precisamente encontrarla.

 

Y para lograrlo, cada persona se convierte en un cazador, ya que las historias comparten, al igual que las ideas, el talento escurridizo de las liebres.

 

Atraparlas en nuestras mentes será posible en la medida que dispongamos nuestra manera de pensar, y esto implica desarrollar la actitud y las herramientas propias de un cazador:

 

 

1.     El sombrero de caza: Cambiar de sombrero, como también nos lo enseñara el entrenador del pensamiento Eduard de Bono  es cambiar de actitud y de perspectiva antes las circunstancias, imagina si en el preciso momento que un mesero esté sirviendo un plato adoptara la manera de pensar de un atleta de los juegos olímpicos en plena prueba de lanzamiento de disco: ¡Crash! Se ha gestado una historia de manera espontánea.

 2.     Una buena “trampa” para atrapar historias necesita de  una buena red: Entre más conexiones de calidad tengas con tu colaboradores, socios, stakeholders, etc, más formas de atrapar historias vas a tener.

 3. Una mochila resistente: Si hace bien su labor de StoryHunter, Las ideas y/o las historias pueden ser lo suficientemente grandes  y únicas que sería una lástima no poderlas llevar con usted por no tener a la mano dónde registrarlas. Tenga a la mano una libreta exclusiva para registrar sus historias, también son útiles aplicaciones para tomar notas en sus dispositivos móviles, como por ejemplo “storyplanner” para IOS y Android. Entre más específica sea la función de la app, en pos de crear y gestionar historias, mejor; de igual manera resultan útiles cámaras y grabadoras de voz, recuerde que lo importante es tener el propósito de contar con un elemento destinado a capturar la historia, en el momento en que ésta esté rodeándole, para así poderla atrapar! 

LAS BUENAS HISTORIAS SON TROFEOS ÚNICOS, QUE PUEDEN CAMBIAR PROFUNDAMENTE  NUESTRA MANERA DE PENSAR Y DE PROCEDER EN EL INTERIOR DE NUESTRA COMPAÑÍA.  ! A CAZAR ¡